Máquina alemana, justo finalista

Una máquina. Así fue Alemania, el primer finalista de la Copa del Mundo. El conjunto dirigido por Joachin Löw venció, goleó, gustó y terminó con el sueño de Brasil en su mundial.

Ni la ilusión, ni los miles de hinchas que lo acompañaron y más aún el juego fueron suficiente para que el seleccionado brasileño. Su rival fue sinónimo de perfección. El cuadro europeo demostró toda la categoría y el gran nivel por el que atraviesa. A penas necesito de diez minutos para dejar en claro qué equipo iba a inscribir su nombre en la final del próximo domingo en el estadio Maracaná.

El primer tiempo fue una cátedra de buen fútbol. Los goles de Thomas Müller (10´), Miroslav Klose (22´), Tony Kroos (25´, 31´) y Sami Khedira (28´), dejaron sin reacción a una selección brasilera que no pudo reaccionar.

A Brasil le faltó fútbol, ideas, ganas. Su rival lo pasó por encima y merecidamente ganó.

El segundo tiempo fue de menor intensidad que la primera parte, sin embargo Alemania, fiel a sus ideales, nunca dejó de atacar y anotó en dos oportunidades más. André Schürrle (68´, 78´) aumentó la ventaja, dejando en claro que su país quiere ser campeón. 

Óscar, al minuto 89, puso el único gol de Brasil en el compromiso. Las lágrimas de los jugadores evidenciaron el dolor de todo un país. Brasil eliminado. Alemania, justo ganador.

El elenco europeo espera por el vencedor del partido entre Argentina y Holanda. Quien pierda en dicho cotejo se medirá con el cuadro brasileño por el tercer lugar. 

Revive las mejores emociones de este partido en el minuto a minuto Marathon.